Bulgaria desconocidaAutor: Eugen Relgis

EditorialKCL

ISBN:

DL:

Género: Internacional - Memoria Libertaria

Año: 1935

Páginas: 57 (9 x 12’5 cm.)

PDF: SI (sólo PDF) - Pincha abajo para descargar

 

EN 100 PALABRAS: trabajo que nos permite conocer un país balcánico, Bulgaria, desconocido para much@s, y, a su vez, familiarizarnos con las ideas prácticas, no puramente “teóricas”, que contribuyen a humanizar a las personas, hacerlas mejores, encauzandolas hacia su propia superación, pues el objeto de su autor es construir el nuevo edificio en el que algún día ha de vivir racionalmente la especie humana, empezando por la base, de lo simple a lo compuesto, del individuo a la colectividad, donde lejos de introducir conceptos sectarios o dogmáticos, ahuyenta el fanatismo con la antorcha de la razón, de la verdad, de la ciencia; invitando al análisis y al raciocinio.

ÍNDICE

05. Prólogo del traductor (Tito Livio Bancescu)

06. 20 años de actividad literaria y social (Iacob Bacalu, Bucarest, 23 de octubre de 1932)

09. CAPÍTULO I

09. Reencuentro (Rusciuc, 28 de agosto de 1930)

10. Una flor y algunas espinas

12.1913-1916

13. Vegetarianismo y humanitarismo

14. En casa de la familia Obretenoff

16. La cena de la fraternidad

17. CAPÍTULO II

17. Otros viajeros (Rusciuc-Sofía, 29 de agosto de 1930)

18. La misma fatiga

19. Enseñanzas, testimonios

20. Cambio de hombres

21. El teatro y la vida

22. Los invitados

23. El circuito peligroso

24. El estudiante obrero

24. El ejército del trabajo

26. Las cordilleras balcánicas

27. CAPÍTULO III

27. Sofía (Sábado, 30 de agosto de 1930)

28. La Liga Femenina

29. El círculo vicioso: “las minorias

31. “La Hermandad Blanca Universal

32. “Babbit” el primado del espíritu

33. ¿El tipo específico?

34. En un restaurante vegetariano

35. Controversia vegetariana

36. Estudiantes-mozos

36. El vegetarianismo conduce lejos

37. El sermón de un médico vegetariano

39. Media noche

40. CAPÍTULO IV

40. Iglesias y sacerdotes (Domingo, 31 de agosto de 1930)

40. Santa Sofía

41. El museo etnográfico

41. … y un futuro museo

42. Habla Esteban Andreicin, el tolstoiano

44. El estado nuevo

45. Habla otro tolstoiano

46. El mismo desfile

46. Y los solitarios creyentes

47. CAPÍTULO V

47. Hombres, humanidad (Lunes, 1º de septiembre de 1930)

48. Descanso de una redacción

48. Hacia la Federación Balcánica

49. La crisis del intelectualismo

50. “La moral

51. El gran arte

51. “Intermezzo” en el jardín zoológico

53. De nuevo a la “jungla” humana

54. CAPÍTULO VI

54. La separación que une (Martes, 2 de septiembre de 1930)

55. El jubilado consejero

56. El mundo se empequeñece

57. La declaración de un ex oficial

58. El atardecer sobre el Danubio

59. … Y las obsesiones sociales

59. Las palabras de un forastero de Bulgaria (A Iordan Kovacev)

_________________________

 

Eugen RelgisEUGEN RELGIS (1895-1987), seudónimo de Eugen Sigler, filósofo y activista rumano-uruguayo de una forma personal de pacifismo anarquista, apóstol del humanitarismo y propagandista de la eugenesia.​A partir de 1947 se afincaría en Uruguay. En 1912 publicó su primer artículo periodístico y al año siguiente editó su primera obra. Estudió arquitectura, y filosofía y letras en Bucarest. Al iniciarse la Iª Guerra Mundial, cuando Rumanía fue ocupado por Alemania (1916), viajó a Constantinopla, islas del Mar de Mármara, Asia Menor, y Atenas. En 1920 fundó y dirigió la revista Humanidad, que fue censurada. Admirador del escritor pacifista indio Rabindranath Tagore, amigo de 2 famosos escritores pacifistas europeos exiliados en Suiza durante la guerra (el francés Romain Rolland y el judeo-austríaco Stefan Zweig), pero sobre todo influido por la obra Biología de la guerra (1917) de Georg Friedrich Nicolai (por la que trasladó las ideas planteadas del terreno biológico al campo social), Relgis publicó en 1922 en rumano (con prólogo del propio Georg Fr. Nicolai) sus Principios Humanitaristas y lanzó el proyecto de una Internacional de los Intelectuales que rompiese con el capitalismo y se alejara de la IIIª Internacional (o Internacional Comunista), si bien el idealismo pacifista y humanitarista predicado por Relgis no pudo evitar la IIª Guerra Mundial. Al acabar esta emigró junto a su esposa a París (1947), Génova y Venecia, luego Buenos Aires, y finalmente se instaló en Montevideo. Allí dirigió en 1950 la página literaria del diario El Plata, de Montevideo, manteniendo muy buenas relaciones con el anarquista español Abraham Guillén (1913-1994) y el anarquista y profesor de filosofía brasileño José Oiticica (1882-1957). Sus ideas políticas fueron incompatibles con el totalitarismo Rumano impuesto tras la IIª Guerra Mundial, y también lo serían con la Revolución Rumana de 1989, país en el que Relgis ha quedado casi olvidado tras su autoexilio.